Armando Plebe, maestro de transgresión