LAS “EXTERIORIZACIONES” DEL JEFE DE ESTADO EN ITALIA Y ESPAÑA