El doble apellido, entre tradición y modernidad